Resúmenes (170)

+Gonzalo Alvear+

En esta nueva entrada de resúmenes presentamos cuatro estudios sobre la COVID-19. El primero evaluó la asociación entre las enfermedades cardiovasculares y sus tratamientos con la mortalidad por COVID-19. El segundo evaluó el riesgo de la severidad y mortalidad de la COVID-19 en pacientes con EPOC y en los fumadores activos. El tercero evaluó la tasa de resultados falsos negativos de la PCR para SARS-CoV-2 según el día de inicio de los síntomas. El cuarto evaluó los efectos del remdesivir en un estudio doble ciego, randomizado y controlado por placebo.

NOTA: EL PRIMER ESTUDIO FUE RECHAZADO POR LA EDITORIAL DE LA REVISTA DEBIDO A PROBLEMAS DE TRANSPARENCIA DE LA BASE DE DATOS, POR LO QUE FUE RETIRADO DE LA PUBLICACIÓN.

Continúa leyendo Resúmenes (170)

Nuevo coronavirus: controversias sobre el uso de los inhibidores del sistema renina-angiotensina.

+Gonzalo Alvear+

En esta entrada presentamos dos artículos que revisan la evidencia disponible hasta la fecha en cuanto a la relación que existe entre el SARS-CoV-2 y la enzima convertidor de la angiotensina y también en cuanto a la continuación o suspensión de los medicamentos inhibidores del sistema reina-angiotensina en los pacientes con COVID-19. Continúa leyendo Nuevo coronavirus: controversias sobre el uso de los inhibidores del sistema renina-angiotensina.

Resúmenes (166)

+Gonzalo Alvear+

En esta nueva entrada de resúmenes presentamos 3 estudios y la editorial que acompañó a uno de ellos. El primer estudio evaluó los factores de riesgo de declinación de la función pulmonar desde la niñez hasta los 50 años de vida. El segundo evaluó la relación entre diferentes trayectorias de la función pulmonar y el desarrollo de enfisema. El tercero evaluó la evolución y pronóstico de los individuos que tienen en la espirometría el VEF1 disminuido pero la relación VEF1/CVF conservada. Continúa leyendo Resúmenes (166)

Resúmenes (164)

+Gonzalo Alvear+

En esta nueva entrada de resúmenes presentamos 4 estudios hechos en pacientes con COVID-19 y una editorial. El primero evaluó la efectividad del tratamiento con plasma convaleciente en pacientes con enfermedad crítica. El segundo comparó las características de los hospitalizados con enfermedad crítica debida a COVID-19 versus influenza. El tercero investigó el impacto de las comorbilidades en los pacientes con COVID-19. El último investigó la tasa de fatalidad del COVID-19. Continúa leyendo Resúmenes (164)

Controversias actuales en torno a las exacerbaciones de la EPOC

+Gonzalo Alvear+

En esta entrada revisamos cinco controversias actuales en torno a las exacerbaciones de la EPOC: su definición, patogénesis, predicción, rol del automanejo y de los antibióticos.  Continúa leyendo Controversias actuales en torno a las exacerbaciones de la EPOC

Resúmenes (157)

+Gonzalo Alvear+

En esta nueva entrada de resúmenes presentamos un estudio sobre la prescripción de antibióticos y medicamentos antiasmáticos en pacientes con infección respiratoria aguda. El segundo evaluó el riesgo de influenza severa en pacientes con comorbilidades crónicas. El tercero evaluó los factores de riesgo de neumonía en pacientes con EPOC. El último evaluó la efectividad de la procalcitonina para distinguir una neumonía bacteriana de una no bacteriana. Continúa leyendo Resúmenes (157)

Estudios del 2019 con impacto clínico: Enfermedades crónicas de las vías aéreas.

+Gonzalo Alvear+

En esta nueva entrada de la serie sobre estudios con impacto clínicos del 2019, presentamos 4 estudios hechos en enfermedades crónicas de las vías aéreas. El primero evaluó la efectividad y seguridad de los corticoides inhalados en adultos mayores con EPOC y/o asma. El segundo evaluó la incidencia de enfermedades o síntomas respiratorios después de 18 años de seguimiento según las exposiciones ambientales. El tercero evaluó la eficacia y seguridad del tratamiento con N-acetilcisteína en pacientes con bronquitis crónica. El cuarto evaluó la efectividad de la terapia con macrólidos a largo plazo en las bronquiectasias.

 

 

490

Ann Am Thorac Soc 2019;16:1252–1262

Racionalidad 

Los corticoides inhalados (CDi) son medicamentos establecidos para el manejo tanto del asma como de la EPOC, dos enfermedades crónicas comunes de las vías aéreas. Sin embargo, no hay aún certeza en relación con su uso en algunas áreas, específicamente en los asmáticos adultos mayores, en gente con asma y EPOC concurrente y en algunos con EPOC, debido a su asociación con las neumonías. 

Objetivos 

Comparar la efectividad y seguridad de los CDi en adultos mayores con asma, EPOC o con características de ambas enfermedades, en un contexto de mundo real. 

Métodos 

En este estudio de cohorte poblacional, retrospectivo, longitudinal, individuos de 66 o más años de Ontario, Canadá, que cumplieron con una definición de caso validada de EPOC y/o asma diagnosticada por médico entre el 2003 y el 2014, fueron seguidos hasta marzo del 2015 mediante datos administrativos provinciales de salud. La sobreposición de los diagnósticos de asma y EPOC fue permitida y estratificada para el análisis por subgrupos. La exposición fue la nueva recepción de CDi. Los desenlaces de efectividad y seguridad primarios fueron, respectivamente, las hospitalizaciones por enfermedad pulmonar obstructiva (EPO) y las hospitalizaciones por neumonía. Se usaron puntajes de propensión para ajustar por confundentes. 

Resultados 

Hubo 87.690 individuos con asma (27% con EPOC concurrente) y 150.593 con EPOC (25% con asma concurrente). En términos de la efectividad, controlado por confundentes, los CDi se asociaron con menor hospitalización por EPO (HR: 0,84; IC 95%: 0,79-0,88) en aquellos con asma sola, con atenuación del beneficio en aquellos con EPOC concurrente; una asociación similar se vio en aquellos con EPOC y asma concurrente (HR: 0,88; IC 95%: 0,84-0,92), pero no en aquellos con solo EPOC, donde la recepción de CDi tuvo escaso impacto en las hospitalizaciones. En términos de seguridad, la recepción de CDi se asoció con un aumento marginal en el riesgo de hospitalizaciones por neumonía en la gente con EPOC y sin asma (HR: 1,03; IC 95%: 1,00-1,06), pero no en los otros grupos. 

Limitaciones mencionadas por los autores 

Primero, hay limitaciones con el diseño del “nuevo usuario”, ya que este diseño puede dar mayor peso a los usuarios recientes. Los sesgos de selección son un problema en los estudios observacionales de este tipo, ya que es más probable que los pacientes que recibieron CDi por primera vez, hayan tenido su enfermedad más severa o inestable. Todo esto podría llevar a que los resultados subestimen los efectos de los CDi. Podrían haber confundidores no medidos, por ejemplo, el tabaquismo activo. El diagnóstico incorrecto es otra potencial limitación al usar datos administrativos de salud. No se ajustaron los resultados a las tendencias temporales en el tratamiento del asma y/o la EPOC. Por último, probablemente dos factores de los estudios de mundo real probablemente provocaron la subestimación de los beneficios de los CDi. Primero, el diseño “intención to treat” y segundo, la baja adherencia a la medicación inhalada.

Conclusiones 

Los CDi se asociaron con menos hospitalizaciones por enfermedad pulmonar obstructiva en los adultos mayores con asma y en aquellos con asma y EPOC concurrente, pero tuvieron escaso impacto en las hospitalizaciones por eventos obstructivos y neumonía en aquellos con solo EPOC.


 

490-1

Respir Med 2019;158:33–41

Introducción 

Existen pocos estudios poblacionales sobre los efectos a la variación de la exposición ambiental. 

Objetivo 

Evaluar la incidencia de síntomas/enfermedad respiratoria relacionada con cambios en la exposición a factores de riesgo. 

Métodos 

Una muestra longitudinal de la población general de dos encuestas (PISA2: 1991-1993; PISA3: 2009-2011; n=970), edad >20 años basalmente, completaron un cuestionario sobre síntomas/enfermedades respiratorias, exposición a factores de riesgo y realizaron una espirometría. Se registraron las incidencias acumulativas durante 18 años de seguimiento de síntomas/enfermedades respiratorias y cambios longitudinales (persistencia, incidencia y remisión) en la exposición a los factores de riesgo. 

Resultados

Los valores de incidencia acumulativa fueron: asma=3,2% (correspondiendo a una tasa de incidencia de 1,8‰/año); ataques de asma=6,6% (3,8‰/año), sibilancias=4,5% (2,6‰/año), rinitis alérgica=31,7% (21,0‰/año), EPOC=7,6% (4,4‰/año), tos=16,1% (9,7‰/año), flema=18,5% (11,3‰/año), disnea 1+=30,7% (20,1‰/año), obstrucción de la vía aérea=13,9% (8,3‰/año). Las siguientes asociaciones emergieron entre la incidencia acumulativa de síntomas/enfermedad respiratoria y los cambios a la exposición de factores de riesgo: dos a cinco veces mayor riesgo de EPOC, flema, tos, disnea, ataques de asma, obstrucción de la vía aérea en fumadores persistentes; dos a tres veces mayor riesgo de EPOC en fumadores con recaídas; dos veces mayor riesgo para rinitis alérgica, flema y cuatro veces mayor riesgo de asma en sujetos con exposición ocupacional persistente; dos veces más de riesgo de tos, flema, disnea, rinitis alérgica en sujetos con exposición ocupacional incidente; dos veces mayor riesgo de rinitis alérgica, ataques de asma, EPOC en sujetos con exposición al tráfico vehicular incidente. 

Limitaciones mencionadas por los autores 

El uso de cuestionarios para recolectar datos podría estar afecto a sesgo de recuerdo. Hubo algunas diferencias en los cuestionarios utilizados en PISA2 y PISA3. La espirometría se realizó usando instrumentos diferentes en PISA2 y PISA3. Menos del 50% de la muestra original en PISA2 y PISA3 realizaron la espirometría. La muestra analizada fue algo más joven que la muestra total.

Conclusiones 

Este estudio muestra valores de incidencia notorios para síntomas/enfermedad respiratoria e indica que el estilo de vida y la exposición a cambios ambientales pueden iniciar la influencia en forma diferente. Esta información puede ser útil para estrategias de prevención primaria en orden a disminuir la cuantía de las enfermedades crónicas en la población general.


 

490-2

Adv Ther 2019;36:3356–3367

Introducción 

El efecto del tratamiento con N-acetilcisteína (N-AC) en pacientes con bronquitis crónica (BCr) es controversial. Para entender mejor el rol del tratamiento con N-AC en la BCr, se realizó un metanálisis para proveer una estimación más exacta de la importancia del tratamiento con N-AC. 

Métodos 

Se buscó sistemáticamente en PubMed, Embase y CNKI. El riesgo relativo agrupado (RR) y los intervalos de confianza del 95% (IC 95%) fueron calculados usando modelos de efectos fijos o modelos de efectos aleatorios según la heterogeneidad examinada. Se realizaron los análisis estadísticos usando STATA 12.0 y RevMan 5.2. 

Resultados 

Un total de 11 publicaciones con 775 pacientes que tomaron N-AC y 789 controles que tomaron placebo, fueron juzgados como elegibles en cuanto a los criterios de inclusión. El análisis agrupado mostró evidencia significativa que la N-AC disminuye la frecuencia de las exacerbaciones de la BCr (RR: 0,81; IC 95%: 0,69-0,93; p=0,004). Los pacientes tratados con N-AC tuvieron significativamente mejoría de síntomas comparado con los controles (RR: 1,68; IC 95%: 1,13-2,52; p=0,01). La N-AC no aumentó en forma significativa el riesgo de efectos adversos comparado con placebo (RR: 0,86; IC 95%: 0,67-1,09; p=0,22). El análisis de subgrupos fue realizado para evaluar la estabilidad de los resultados. No se detectó sesgo de publicación durante el análisis. 

Limitaciones mencionadas por los autores 

Primero, existe la posibilidad que algunos estudios no hubiesen sido incluidos en el análisis, posiblemente debido a limitaciones de las bases de datos consultadas. No se incluyeron estudios que usaron N-AC inhalada. También se excluyeron estudios con menos de 3 meses de duración. Segundo, la mayoría de los estudios incluidos fueron europeos. Tercero, la mayoría de los estudios fueron realizados antes del año 2000. Cuarto, algunos estudios presentaron gran cantidad de abandonos.

Conclusiones 

La N-AC tiene un rol en el tratamiento de la BCr al disminuir los síntomas y las exacerbaciones comparado con placebo, sin aumentar el riesgo de efectos adversos. El tratamiento regular con dosis bajas (<1.200 mg por día) y una duración de al menos 3 meses parece ser efectivo.


 

490-3

Lancet Respir Med 2019;7:845-854

Introducción 

Las guías de bronquiectasias recomiendan el tratamiento con macrólidos a largo plazo para pacientes con tres o más exacerbaciones al año y sin infección por Pseudomona aeruginosa. Los estudios clínicos controlados y randomizados sugieren que el tratamiento a largo plazo con macrólidos puede prevenir las exacerbaciones en adultos con bronquiectasias, pero estos estudios individuales han sido muy pequeños como para realizar análisis por subgrupos. Se realizó una revisión sistemática y metanálisis de datos de pacientes individuales (MDPI) para explorar los beneficios de los macrólidos en subpoblaciones, incluyendo aquellas en los que la terapia con macrólidos no está recomendada. 

Métodos 

Se buscó en Medline, Embase, Registro Central de Estudios Controlados Cochrane y en la Web of Science, desde enero del 2000 a septiembre del 2018, para identificar estudios randomizados y controlados por placebo, doble ciego, de la terapia con macrólidos en adultos con bronquiectasias. No se aplicó ninguna restricción por lenguaje. Los estudios randomizados y controlados fueron elegibles si el tratamiento se definió a priori como de largo plazo y que tuviesen objetivos primarios o secundarios de exacerbaciones de las bronquiectasias. Se excluyeron los estudios en pacientes con fibrosis quística. El objetivo primario del metanálisis fue la frecuencia de exacerbaciones que requirieron tratamiento con antibióticos. Los objetivos secundarios fueron el tiempo de la primera exacerbación, el cambio en la calidad de vida según SGRQ (St George’s Respiratory Questionnaire) y el cambio en el VEF1. Se hizo un MDPI usando modelos de efectos fijos ajustados por edad, sexo, VEF1 y estudios. Se realizaron análisis de subgrupos preespecificados para cada uno de los objetivos primario y secundarios, usando solo metanálisis de un estadio. Los subgrupos se definieron según sexo, edad, frecuencia previa de exacerbaciones, tabaquismo, uso de corticoides inhalados basalmente, índice de masa corporal basalmente, causas, proteína C reactiva basalmente, porcentaje del predicho del VEF1 basalmente, puntaje total del SGRQ y cultivo de esputo para Pseudomona aeruginosa basalmente. 

Hallazgos 

De los 234 estudios identificados, se incluyeron 3 estudios clínicos randomizados y controlados y se obtuvieron DPI de 341 pacientes. El tratamiento con macrólidos disminuyó la frecuencia de exacerbaciones (rate ratio de incidencia ajustada [IRR]: 0,49; IC 95%: 0,36-0,66; p<0,0001). También se encontró que los macrólidos mejoraron el tiempo de la primera exacerbación (hazard ratio ajustada: 0,46; IC 95%: 0,34-0,61; p<0,0001) y se asoció con mejoría en la calidad de vida medida por el SGRQ (mejoría media: 2,93 puntos; IC 95%: 0,03-5,83; p=0,048). Los macrólidos no se asociaron con una mejoría significativa en el VEF1 (67 mL al año; IC 95%: -22 a 112; p=0,14). Los efectos estimados en los análisis de subgrupos preespecificados revelaron una disminución en la frecuencia de las exacerbaciones en todos los subgrupos preespecificados, incluyendo un alto nivel de beneficios en pacientes con infección por P. aeruginosa (IRR: 0,36; IC 95%: 0,18-0,72; p=0,0044) y en pacientes con una a dos exacerbaciones por año (0,37; IC 95%: 0,16-0,88; p=0,025). Los estudios fueron considerados como con bajo riesgo de sesgos en todos los dominios.

Limitaciones mencionadas por los autores 

Primero, los resultados de análisis de subgrupos de los estudios clínicos deben ser confirmados en estudios randomizados. Segundo, muchos de los subgrupos fueron pequeños y los efectos obtenidos generalmente tuvieron amplio rango del IC. Tercero, no se pudieron evaluar algunos predictores potenciales de respuesta, como la severidad de la enfermedad según sistemas de puntuación multidimensionales, ya que algunos datos necesarios para calcular esto no estaban disponibles. Finalmente, se agruparon dos estudios con azitromicina y uno con eritromicina. 

Interpretación 

El tratamiento a largo plazo con macrólidos disminuye significativamente la frecuencia de exacerbaciones en pacientes con bronquiectasias, con beneficios similares observados en todos los subgrupos basado en las características de los pacientes. Esos hallazgos sugieren que los macrólidos podrían ser considerados en pacientes en los que los macrólidos no están indicados según las actuales guías, particularmente si otras alternativas pata disminuir las exacerbaciones no han sido exitosas. Pero las desventajas del tratamiento a largo plazo con los macrólidos deben tenerse en consideración.

EPOC: ¿Llegó ya la hora de cambiar el algoritmo actual de tratamiento?

+Gonzalo Alvear+

En esta última entrada del año 2019, presentamos el resumen de un artículo que propone el cambio en el actual algoritmo de tratamiento recomendado por GOLD 2019. Continúa leyendo EPOC: ¿Llegó ya la hora de cambiar el algoritmo actual de tratamiento?

Hacia una nueva concepción de las exacerbaciones de la EPOC

+Gonzalo Alvear+

En esta revisión, los autores proponen una nueva concepción de las exacerbaciones de la EPOC, haciéndola más práctica y enfocada en la medicina personalizada. Continúa leyendo Hacia una nueva concepción de las exacerbaciones de la EPOC